No sé si queréis saber. No sé si quiero enseñar.

No sé si será que estoy equivocado como decían los médicos o si será que salvaré a cientos de miles, como decían mis sueños. Os pido mientras que no me toméis por loco. Si lo estoy, seguro que yo seré el primero en tenerles informados. Tírenme con silla y todo al cubo de basura y celebren como no celebraron nunca. Y yo reiré de purita alegría desde la mierda. Mientras tanto, lean con los ojos bien abiertos igual que los ahogaditos.

miércoles, 24 de agosto de 2011

SEÑALES

Alguien está siguiendo a Brau con mucha hostilidad a través del otro mundo. Somos nosotros los que insistimos en que no se arriesgue, porque él parece preferir enfrentarse de una vez a lo que sea que tenga que venir.
Con respecto a mi sombra, tenemos malas noticias. Al parecer, su primer instinto radica en volver a ser lo que era, esto no es más que de carne y hueso. Brau ve imágenes de acecho y sangre. No sabemos cómo pretende mi sombra oráculo hacerse de nuevo de carne y espero que no sea a través de la carne de otros.
Aunque me temo que así sea y que es mejor que los que lean esto se cuiden de una nueva amenaza. Porque podrá entrar por las rendijas de las puertas y no podréis pararlo así ni con balas.
No tenemos idea de cómo podéis protegeros de esa cosa, aunque sólo se me ocurre que le habléis. Que le digáis que la estoy buscando y que pronto me reuniré con ella.
Lo siento.

2 comentarios:

  1. Lindisimo todo, sabes que te leo ;)
    Una invitación a mi bloggecito:
    http://globosagua.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Hidalgo, Brau, Adela, ¿todo bien?
    ¿Podéis dar una señal de vida?

    ResponderEliminar